Skip to main content
   
El reto de hoy
Esteban Herrera Iranzo
Esa noche David Miguel caminaba por una calle de la Arenosa con aquel  interrogante que desde hacía meses venia destrozándole a pedazos una existencia que, según sus propias palabras, más desafortunada no podía ser: ¿Qué era lo que había provocado que su matrimonio de cuatro años con quien fuera la mujer de su vida, hubiera caído en aquel ámbito de discusiones y peleas tan insoportables que los había llevado a divorciarse? --. De haberlo sabido él seguramente hubiera hecho algo por evitar tan fatal desenlace --, solía decirse.  El haber hablado con personas que habían pasado por su misma experiencia, leído libros, revistas, ensayos; escuchado a  conferencistas nacionales y extranjeros por la radio, la prensa,  la televisión y las redes sociales que hablaban de la falta de comunicación, la intolerancia, el egoísmo, la violencia intrafamiliar y muchos otros temas relacionados con el caso,  no había podido llevarlo  a una respuesta que lo convenciera.  Para él debía existir una causa principal externa  que se encargaba de generar, o agravar al menos, en la pareja, los comportamientos de que hablaban todos aquellos; así que había decidido apartarse de todo discurso e investigar él mismo su caso con un espíritu libre de cualquier vicio afectivo o de interés que pudiera malograr el resultado,  y para ello –, se había dicho –,  debía enfocarse en aquellos casos que la vida suele presentar a las personas para aclarar otros que aparentemente nada tienen que ver con ellos.  Por eso cuando llegó a la Plaza de la Iglesia de San Nicolás, la más antigua de la ciudad,  y vio a una muchedumbre frente a una tarima que tenía en la parte posterior dos columnas altas que sostenían un aviso en letras grandes: “El reto”, se detuvo y miró fijamente al presentador, un hombre vestido de saco y corbata que estaba en ella con un micrófono en la mano. – Hoy el reto es para los amantes del baile --, dijo aquel en ese instante. El público respondió con un estruendoso aplauso que iba acompañado de toda clase de gritos de euforia. 
David Miguel se agarró la barbilla y los miró con el ceño fruncido, como preguntándose si aquel escenario podría ser realmente el indicado para lograr su objetivo.
El presentador llegó hasta una mesa pequeña que se encontraba a un  lado, en la que había una grabadora y dos audífonos inalámbricos; tomó estos y volvió al público. – Presten atención para  explicarles en que consiste este reto –,  dijo alzando la mano para enseñárselos –. Dos personas bailarán abrazadas hasta el final una canción que escucharán por estos audífonos.  Recuerden --, insistió -, no podrán separarse antes de que ella haya finalizado. Quienes así lo hicieren serán declarados perdedores. 
Una pareja de enamorados que estaba a escasos metros de la tarima, subió corriendo a ella.  
El presentador se acercó a ellos con una sonrisa que mostraba unos dientes largos y muy separados y les puso los audífonos; fue hasta la grabadora, viró el botón del encendido, luego otros dos que se hallaban a un lado de este,  y les  hizo una señal con la mano para indicarles que el reto había comenzado.  
Llenos de aquel entusiasmo propio de la juventud, la pareja empezó a bailar pero pronto pudo verse algo: Los movimientos de uno y otro no  iban acordes a un mismo ritmo; mientras la joven bailaba a un compás lento y unos pasos muy suaves que casi no se alejaban del piso de la tarima, su compañero lo hacía rápido y pegando brincos sobre la punta de sus pies. El púbico, en tanto, los miraba con la incertidumbre de cuál de los dos sería el que lo estaba haciendo bien y cuál el que  lo estaba haciendo mal. Pero pronto se enredaron en una forma que tuvieron que separase y seguir bailando cada quien con su ritmo. El presentador dejó escapar otra sonrisa que mostró sus dientes, movió la cara hacia uno y otro lado y fue hasta la grabadora y la apagó.  – A ver si hay otros que quieran intentarlo --, dijo a través del micrófono.   
David Miguel sintió que un escalofrío  le recorrió el cuerpo,  la escena que acababa de ver podía ser  una señal de que no  estaba en el lugar  equivocado: -- Aquellos se habían separado por no poder entenderse  durante el baile –, se dijo. 
Otra pareja subió a  la tarima. El presentador  les puso los audífonos y fue hasta la grabadora, la encendió y les hizo la señal con la mano. Los jóvenes empezaron a bailar pero, al igual que los anteriores, con movimientos muy diferentes; de modo que pronto se separaron y continuaron bailando cada quien a su manera. 
El presentador viró la cara hacia uno y otro lado  y fue hasta la grabadora y la apagó.  
Él, en tanto, se preguntaba en su mente cómo era posible que aquellos jóvenes tan buenos bailadores, pues sus movimientos así lo decían, no pudieran salir airosos en un concurso que parecía de lo más fácil. -- Seguramente este habría de contar con una trampa oculta como la de algunos juegos de azar que se los había impedido. -,  era la única explicación que podía ocurrírsele.   
Miró hacia uno y otro lado y vio que la  primera pareja  que había concursado se hallaba en el mismo lugar en que había estado antes de subir a la tarima. 
Caminó por entre la multitud, abriéndose paso a codazos,  llegó hasta ellos y les preguntó que por qué no habían podido superar el reto. El joven miró a su novia con una sonrisa algo tímida. -- No sé qué le pasó a ella, hemos bailado muchas veces y nunca la había visto enredarse como hoy --, dijo.  La joven, que lo estaba mirando con una expresión de desconcierto en el rostro, gritó - ¡Mientes, yo estaba haciéndolo bien y tú me hiciste  enredar!  
David Miguel dio la espalda y se retiró de ellos recordando cuando él y su mujer se culpaban uno al otro de haber causado cuanto problema había entre ellos.
Volvió a mirar hacia uno y otro lado y vio que a unos pocos metros se encontraba la segunda pareja de concursantes. Caminó rápido por entre la gente y llegó hasta ellos y les hizo la misma pregunta. Los jóvenes se miraron y lo miraron a él con una sonrisa algo apenada, sin responder una palabra.  
Sintió que un dolor muy profundo invadía hasta el último rincón de su ser. – ¿Cómo era posible que aquellos no pudieran dar una explicación de una situación que habían experimentado juntos?- se preguntaba al retirarse. ¿Pero, qué podía decir cuando esto mismo le estaba sucediendo a él con lo de su divorcio? – seguía preguntándose cuando el público comenzó a aplaudir y a gritar muy fuerte. 
Miró hacia la tarima y vio a dos ancianos bailando abrazados, a un mismo ritmo.  
Con una curiosidad que lo hacía palidecer,  los observó hasta cuando el presentador alzó el brazo y lo bajó  para declararlos ganadores.  El público aplaudió y brincó con unos gritos ensordecedores,  como si estuvieran frente a dos protagonistas de una hazaña sin precedentes. 
El presentador quitó los audífonos a los ancianos y esperó a que el púbico calmara los ánimos –.  Hoy esta hermosa pareja nos ha demostrado que no hay caso en la vida, por adverso que  parezca, que no podamos superar si así nos lo proponemos --, dijo.  
Sí, pero  estos debían conocer la trampa para haber podido salir airosos --, se decía David Miguel  -, ¿pues, cómo podía ser que hubieran resultado mejores bailadores que unos jóvenes modernos y tan llenos de vida?   
 Pensó que solo interrogándolos podría saber la verdad, así que corrió hasta la tarima, la trepó de un brinco y ya frente a ellos les preguntó que cuál era esa trampa y qué habían hecho para superarla. El viejo lo miró con una sonrisa ingenua -, Mi mujer y yo hemos bailado abrazados por más de cincuenta años y jamás habíamos tenido problemas de enredo, así que cuando esta noche empezamos a tenerlos, sospeché que los audífonos estaban expidiendo dos canciones diferentes y  me dije  que lo mejor que debía hacer si no quería perder el reto era ignorar la mía y dejarme llevar por el compás que ella trataba de imponerme. 
David Miguel lo miró con un rostro lleno de rabia que poco a poco fue tomando un aire de resignación. 
FIN.  


Comments

  1. Una publicación interesante. Me encanta leer este tipo de los artículos informativos. Esto es muy útil para todos. Me encanta compartirlo con las noticias de Nexter.

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

El alma no tiene sexo Esteban Herrera Iranzo Nadie podía imaginar lo que sucedería aquella noche cuando Enasio Del Villar entró a la iglesia  de San Benito, un pueblo rivereño del Caribe colombiano al que había llegado un par de horas antes.       Su rostro fileño y de un semblante que reflejaba tristeza y la complexión de su cuerpo alto,  delgado y de un vigor como el de alguien que no llega a los treinta abriles, no mostraban mayor diferencia con los de algunos campesinos que desde sus bancas escuchaban la misa.  Por eso cuando tomó por el corredor del centro virando la cara hacia uno y otro lado, como si estuviera buscando a alguien, nadie tuvo la intensión de fijarse en él. Félix De Ossua y Melissa Ibáñez, que se encontraban en la primera fila, apenas lo miraron cuando se sentó en un espacio que había al lado de ellos. Y era  lógico,  no lo conocían. Él, en cambio,  los había buscado durante años por muchos pueblos de la región que resultaban siempre no ser el que llevaba en s
El misterio de la mujer de la escoba Esteban Herrera Iranzo Aquella Mañana Abelardo me había llamado para pedirme que fuera a su casa, que tenía algo urgente que decirme. Estaba desesperado y con una voz quebrada como la de días antes cuando me habló del extraño mal de que venía sufriendo.  No dudé en responderle que me esperara, que en unos minutos iría;  escucharlo cuando él más lo necesitaba era lo menos que podía hacer. Abelardo y yo habíamos crecido en el mismo barrio, unidos por una amistad tan entrañable que no había cosa que ocurriera a uno, por insignificante que fuera, que no la tomara el otro como una vivencia propia. Había sido él quien me brindó su casa el día que mis padres decidieron irse al exterior para buscar un alivio a la difícil economía que vivía nuestro hogar. Y fue a insistencia suya que Teté, como él llamaba a la difunta tía con quien vivía entonces, accedió a costearme los estudios de pintura que yo tanto anhelaba y por los que me había negado a acompañar